A la esperanza hay que matarla, no dejarla que muera al último

Es bonito creer que ese famoso lema “La esperanza muere al último” es reflejo de una actitud optimista, positiva, incluso socialmente valorada.

Pero yo creo que todo es un gran lavado de cerebro. Esperar que, al final, las cosas mejoren, la gente cambie, los problemas se solucionen, es tan ingenuo como creer que la Bella realmente se enamoró de la Bestia sólo por que ésta tenía un gran corazón.

Lo que ocurre es que nuestra fascinación por los cuentos de hadas nos ha llevado a una parálisis en la toma de decisiones y, sobre todo, en los cambios que nuestras vidas demandan urgentemente.

Pero es que es relindo pensar que nuestro vecino del otro lado de la cama ahora sí, seguro, deja de hacer esas cosas que nos vuelven locos y nos hacen pensar seriamente en el atractivo de una vida en solitario. Que nuestros jefes ahora sí, definitivamente, se van a dar cuenta de qué mal nos valoraron y cambiarán sus modos y hasta nos darán un aumento.

Y así, la lista es interminable: Que si mi madre, que si mi suegra, que si la vecina, que si nuestros gobernantes. Nada, la gente no cambia, sólo tiene variaciones coyunturales dentro de su script inicial.

Lo mejor sería dejar de practicar esa dependencia fáctica y empezar a hacernos cargos de nuestra cotidianidad problemática. Enfrentar los problemas como si de nadie más dependieran porque, de hecho, de nadie más dependen, sólo de nosotros y si no lo hacemos, ¿entonces quién?

Asumamos que nuestra vida y nuestra felicidad son nuestra responsabilidad, de nadie más. Y veremos que una vez que dejamos la parálisis de lado, las cosas se ponen posiblemente difíciles pero claramente más divertidas.

Y de lectura, dos blogs lindos e interesantes. El primero, “Barking up the wrong tree” de Eric Barker es la versión “tips” de investigaciones serias mientras que “Brain pickings” de Maria Popova trae referencias literarias y filosóficas sobre problemas cotidianos.

El placer de hacer preguntas

Porque lo importante, dice el filósofo, son las preguntas, no las respuestas. Y tiene razón. Sin embargo, todos tenemos claras opiniones sobre cualquier cantidad de preguntas. Nos aferramos firmemente a toda una serie de afirmaciones que, en muchos casos, ni siquiera hemos revisado o analizado.

Simplemente, vamos por la vida asumiendo que lo que nos han dicho, es. Que lo que todos hacen, es lo “normal” y que el juicio social es totalmente válido (aún cuando nuestra intuición y/o nuestros sentimientos vayan por otro lado).

Nos gusta la inercia, aún cuando ésta nos provoque incomodidad como un chícharo en el cojín del sofá donde estamos sentados. Preferimos cambiar de posición y acomodarnos de ladito, que cambiar la manera en la que pensamos.

Tenemos temor a criticar, a cuestionar; sin darnos cuenta que, un buen argumento, no sólo puede cambiar la manera en la que vemos las cosas sino que nos enseña a ser autocríticos, a revisar nuestras propias opiniones y a validar su solidez.

Se nos olvida lo que dice Immanuel Kant: No somos una cosa más en el mundo, somos “la” cosa que experimenta otras cosas. No podemos negar que la curiosidad es parte inherente de lo que somos como especie y de quienes somos como individuos.

Así que cómo ir por la vida sin aprender, discutir, reflexionar… ¿O para qué tenemos un graaan cerebro al que le caben hartas cosas?

Y qué mejor manera de tener nuestro cerebro ocupado que priorizar el “Qué” por encima del “Cómo”: El primero es el dato, objetivo, frio. El cómo es la apropiación personal, contextual, coyuntural. Es decir, toma la información y después… haz lo que quieras con ella, hazla tuya, organízala en tu cabeza como mejor te plazca (de todas manera, tanto conocimiento no te dejará actuar a lo tonto). Además, pensar hace la vida mucho más interesante.

Vayamos pues a disfrutar la sinapsis que, en su gran sabiduría, Madre naturaleza decidió que fuera terreno infinito para lo que es importante y para lo que no, para todos aquellos que les importa y para los que no. Estamos condenados irremediablemente a ser víctimas de la curiosidad intelectual. Genial, ¿no?

Así que si les interesa entretener un poco a su cerebro, les recomiendo el libro del divulgador español Pere Estupinyà, “El ladrón de cerebros, Comer cerezas con los ojos cerrados”, lleno de datos entretenidos.

¿Por qué leer Antropología y Neurociencia ayuda a entender mejor las relaciones y el sexo?

Ahí les van 4 de las explicaciones más interesantes que confirman que las abuelitas y la sabiduría popular tenían razón (aunque no sabían por qué):

1. Hacerse la difícil funciona
2. Los hombres son todo ojos
3. Las mujeres quieren hablar
4. Pero, para todos, el sexo es bueno para la salud (en particular el semen)

Empecemos por la tradicional idea de que las mujeres tienen que hacerse del rogar para que los hombres “las tomen en serio”. Pues resulta que es cierto: Cuando obtenemos una “recompensa” fácil y rápidamente se reduce la duración y la intensidad de la influencia de la dopamina en el cerebro.

Por el contrario, un retraso en su obtención estimula su producción. Es decir, mientras más difícil actúes, más emocionado tendrás al de enfrente (Sip, al cerebro eso del feminismo y la equidad le importa poco).

Segundo, los hombres sí son más sensibles a los estímulos visuales y por una buena razón evolutiva. Ellos sólo necesitaban ver a la que tenían enfrente para saber si era – o no – una buena candidata para la preservación de su DNA (osease, para ser la madre de sus hijos). El ratio cadera-cintura, el tono de su piel y la simetría de su rostro eran claves importantes para evaluar su resistencia a las enfermedades y su estado de salud general.

En cambio, las mujeres tenían que “leer” más allá de una espalda ancha y unos brazos fuertes. Era necesario que prestaran atención a claves más sutiles para saber si el cristiano en cuestión sería confiable para quedarse y cuidar de su descendencia (al menos un par de años mientras éstos aprendían a caminar).

Por la misma razón, la charla precoito (la de antes de coger) es tan importante para las mujeres. Resulta que en esto de la evaluación de los candidatos a padre para sus hijos, ellas evalúan la capacidad del susodicho de priorizar el diálogo por encima de la calentura.

Dicho de otra manera, de aguantarse las ganas y escucharla hasta que esté lista para la acción. De esta forma, el prueba que es digno de su confianza y que cuidará bien de su progenie (o al menos, lo finge bien).

Finalmente, sabemos que el sexo genera hartos químicos que nos ponen contentos pero ahora resulta que el fluido seminal trae consigo importantes beneficios a la salud.

Además de contener dopamina, norepinefrina y tirosina (un aminoácido necesario para fabricar más dopamina) así como testosterona y estrógenos (que contribuyen a la calentura y al orgasmo), también incluye oxitocina y vasopresina que nos permiten construir lazos y hasta hormonas luteinizantes que nos ayudan al ciclo mensual. ¿Alguna otra razón para estar interesadas?

Les dejo la recomendación bibliográfica de esta semana: El ya clásico tratado de Helen Fisher “Why we love”.

Cuando el amor aumenta, el erotismo disminuye (lo dice la física y Esther Perel)

La tercera ley de Newton establece que “siempre que un objeto ejerce una fuerza sobre un segundo objeto, éste ejerce una fuerza de igual magnitud y dirección pero en sentido opuesto sobre el primero”.

O lo que es lo mismo: A cada acción le corresponde una reacción, sólo que en sentido contrario. Así que, ¿cómo no le pensamos antes? Era obviooo: El amor y el erotismo son dos fuerzas en sentido contrario así que hace tooodo el sentido que cuando una entra full por la puerta, la otra se escabulla por la ventana.

¿Por qué ocurre esto? Pues resulta que los mecanismos que implementamos para lograr una sensación de seguridad en nuestra relación, son los mismos que, a mediano plazo, acaban con ésta. Ocurre que la estabilidad y confianza que nos permiten establecer una relación de largo plazo le dan al traste (o, en cristiano, “hacen trizas”) a la necesidad de novedad y cambio. Y, no me dejaran mentir: Lo predecible es seguro pero francamente aburrido.

Ocurre que, el riesgo y la aventura que nos ofrecen una vida vibrante, nuestro deseo por lo excitante y misterioso y la diversión de esos encuentros furtivos, no son ingredientes bienvenidos en la cama matrimonial. Y, sin embargo, son imprescindibles para una relación exitosa.

Eso de pasar del amor romántico (ése que trae una buena dosis de cama pero es de corta duración) a un apego de largo plazo, es todo un reto. Madre naturaleza decidió darnos químicos suficientes para estar juntos los primeros años de la crianza. Pero luego, asumió que sus amables súbditos (es decir, nosotros) bien podrían encontrar por ellos mismos otras razones para permanecer en pareja una vez que los sentimientos de éxtasis jubiloso pasaran.

Pero se le olvidó que a los homínidos nos da por complicarnos la vida, por pretender que todos somos parte de ese 3% de los mamíferos que establece una relación para toda la vida y que creemos que el amor todo lo puede. Así que nuestra mejor opción fue fundirnos con el otro para hacernos más fuertes, pero sólo logramos perdernos y desdibujarnos, arruinando la pasión.

Pensarnos más allá de nuestra pareja es complicado y hasta suena feo pero es la única opción que tenemos para que cada reencuentro sea una aventura vibrante, una de esas que nos emocionan y nos recuerdan que, además de estar unidos en las buenas y en las malas, también lo debemos estar en la cama, la mesa o cualquier otra superficie que se preste para el amorío desenfrenado.

P.d. ¿Y Esther? Su libro se llama “Mating in captivity”, échenle un ojo.

¿Cuándo dejaremos de querer ser perfectos?

No sólo porque es retecansado sino porque aún cuando uno le intente harto, nunca es suficiente. Yo creo firmemente que el “debería de” hay que tirarlo a la basura.

Lo que ocurre es que nos convertimos en víctimas de nuestro propio deseo de perfección. Y ni hablar de las expectativas de los demás…

Pero incluso si nos da por no escuchar a los otros, uno nunca logra disfrutar de la cotidianeidad porque se nos ocurren mil y un formas en que nuestra vida podría ser mejor (no importa que tan linda sea ésta).

Que si nuestro trasero podría estar en mejor forma, que si en nuestro último proyecto podríamos haber hecho algo más, que si nos sale una cana en la ceja es el acabose. ¡Me rindo!

Definitivamente, uno hace lo que puede con lo que tiene y si esto no va acorde a las expectativas propias o ajenas pues… ni modo, a disfrutar de la vida tal y como ésta viene.

Ahora bien, me dirán, si uno no intenta ser mejor persona, ¿cómo evitar la complacencia, la mediocridad?

Pues, en mi humilde opinión, sólo uno mismo puede ser el juez de su propia vida. Ahora que, tampoco se vale hacer trampa, hay que tener un diálogo honesto con nosotros mismos.

De hecho, sondear cómo nos sentimos, qué pensamos y, sobre todo, qué queremos (para nosotros, para los nuestros, para los otros) sería una buena práctica cotidiana.

Preguntarnos para qué hacemos lo que hacemos, porque estamos donde estamos y cuál es la razón por la que nos juntamos con quien lo hacemos es la receta no mágica a una vida más tranquila y satisfactoria.

Así que mandemos todas esas expectativas falsas a volar, demos una mirada a nuestro alrededor y abracemos la encantadora vida que nos ha tocado.

El amor debería ser un concepto central de la Teoría Económica (o pregúntenselo a Adam Smith)

Aclaro: No me refiero al impacto que Don Valentín tuvo el día de ayer en nuestros monederos.

En la Teoría de los Sentimientos Morales, el padre de la economía moderna clarifica que el gran motivador de nuestra vida económica es “ser vistos”, ser “atendidos” o, dicho sencillamente, que el Otro se entere de nuestra existencia. Pero, queremos auto-engañarnos pensando que, en esas compras interminables de bienes y servicios, sólo buscamos una satisfacción material.

Mentira vil: Estamos guiados por un deseo mucho más profundo. Como dice Alain de Botton (filosofía contemporánea light en su versión más agradable): “Cuál es el objetivo último de la riqueza y el poder si no es más que la búsqueda del amor”.

Sin lugar a dudas, este ímpetu amoroso es el incuestionable motor de todas nuestras acciones económicas. Es más, nuestra existencia misma como homo economicus se lo debemos al Señor Cupido.

Ahora bien, como esta visión del amor no tiene nada de romántica, hemos perdido de vista el resto de sus componentes económicos.

En el amor, como en todo bien que busca satisfacer nuestras necesidades, el trabajo es una variable siempre presente. Es decir, no hay acceso al producto deseado si no hay una actividad laboral que nos permita alcanzarlo. En otras palabras, no hay relación amorosa exitosa sin trabajo.

Y si además, nos echamos un clavado con el otro gran padre de la Teoría Económica, Don Carlos Marx, nos quedaría claro que el trabajo es el espacio donde nos desarrollamos, donde alcanzamos la perfección. Y qué mejor que aplicar esta actividad esencial del hombre en su búsqueda más intrínseca: El amor.

Así que, ¿ya quedó claro que en el amor hay que trabajarle o seguiremos esperando que el destino nos ponga enfrente a nuestra media naranja y seremos felices por siempre sólo porque somos re-lindos?

Dejemos de asumir que las cosas se dan solas, que las relaciones “surgen” como las flores del campo y empecemos a darle duro por hacer de éstas el producto que deseamos comprar cada uno de nuestros días.

No quiero sonar paranoica pero…

¿No tienen la impresión de que nos están preparando para la hecatombe mundial?

Desde los blockbusters de este año hasta las noticias internacionales, a mi me parece que eso de un posible ataque de los muertos vivientes es el menor de nuestros problemas.

Me explico: Tenemos la ilusión (pero ésta todavía más falsa que las ilusiones normales) de que nosotros decidimos qué pensar y cómo ver la realidad. Se nos olvida flagrantemente que son nuestras percepciones las que determinan nuestra visión del mundo y que éstas son fácilmente manipulables. Para ejemplo basta mencionar el uso del color naranja en los restaurantes Vips para que nos dé hambre.

Empecemos por las películas, esa linda fuente de distracción mental y relajamiento existencial. Uno va al cine a olvidarse un rato de la realidad y claro, tooodos tenemos muy claro que entre Hollywood y el planeta tierra hay un abismo (para bien y para mal): Nuestro mundo es menos lindo-lindo, peligrosísimo y emocionante que el de las películas. Pero ¿estamos seguros que hacemos esta distinción?

Superhéroes, Jedis, espías, mutantes, piratas y drogadictos, asesinos, narcos, ciborgs y chimpancés de diferentes tamaños pelean en mundos que se destruyen, malos que sólo buscan la extinción de los buenos y asesinatos en guerras constantes. Claramente después de este coctel de historias terminaremos 2017 con una gran fe en la raza humana y llenos de esperanza en nuestro futuro… eh… No lo creo.

Y ni qué decir de las noticias internacionales donde las cadenas televisivas, en pos del rating, presentan las noticias más emocionantes, osease, sensacionalistas, escandalosas y, por qué no, morbosas que encuentran. Todo bajo un amarillismo total para no quedarse atrás del nivel de emoción y excitación al que nos acostumbra uno y otro día la tele, el cine y hasta el youtube.

Con esto, no es de extrañar que nos resulte difícil distinguir la ficción de la realidad: Los malos de las noticias no le piden nada al Emperador de las galaxias y seguramente nos preguntamos si los narcos que vemos en la nota policiaca no serán tan ingeniosos e inteligentes como los de las películas y series.

Pero además, los noticieros nos dejan con la firme creencia de que hay muchas cosas en el mundo de las cuáles deberíamos estar temerosos. Al jugar con nuestros miedos afectan nuestra perspectiva, y al perder la capacidad de darle la justa dimensión a las cosas nos volvemos presas del miedo y el enojo.

Como resultado tenemos una ecuación bien peligrosa: “Malos del mal” + “Planeta al borde de la destrucción” + “Niveles de empatía de menos dos” … ¿Qué nos espera?