Instrucciones para follar en la vida moderna

Ni antes de la tercera, ni después de la quinta. Que si creo que funciona, sip. Que si lo he cumplido, nop.

Claro, todo depende de qué busca uno. Y no, no estoy dando consejos para conseguir citas ni mucho menos pareja. Es simplemente que, a mi, me gustan las cosas buenas y, en el sexo, como en el resto de mi vida, me gusta saber que voy a pasar un buen rato. Que lo voy a disfrutar y, sobre todo, que me voy a divertir.

Entonces, si no conozco a Juanito, no sé bien qué le gusta ni qué me gusta de él.

Claro, esto no aplica si lo que quiero es un acostón rápido donde lo que más importa es mi satisfacción personal, calmar mi antojo como cuando uno tiene harta sed y la diferencia entre una limonada y un refresco bien frío no es tanta.

Pero además, hay un aspecto que nubla mi entendimiento de los one night stands: A mi me gusta repetir. Es decir, si algo es bueno pues, por qué no repetirlo. Y si no sé ni cómo se apellida Juanito ni como buscarlo después.

Tons, ¿por qué tres salidas?, ¿por qué no dos o cuatro?

Yo creo que, como dicen, dos de tres. Si ya tuvieron una buena cita, nada es garantía de que la siguiente también será buena. Pero, si ya pasaron dos rounds ganadores, todo pinta que el tercero será bueno.

Y, ahora si, a coger con ganas, con todo.

Pero, luego viene el tenebroso asunto de cuándo dormir en casa del otro. Y no hablo de esas veces que se quedaron dormidos y por la early morning uno de los dos sale corriendo, casi casi sin mirar pa´ atrás.

Hablo de pasar la noche, de pernoctar en una misma cama y, lo más escalofriante, de despertar juntos.

Posiblemente tendrán que compartir el baño (si no es la ducha cachonda, al menos les tocará lavarse los dientes). Y esta cercanía es potencialmente tenebrosa. Desde el “buenos días” hasta la despedida. ¿Qué decir?, ¿Cómo despedirse? ¿Quedan para luego?

Así que si uno no puede siquiera imaginarse la reacción del otro ante nuestro “Lindo día, nos vemos después”, seguramente les falta otra cita antes de compartir la pasta de dientes.

Y, ¿que por qué no más de cinco? Porque si ya salieron cinco veces y ambos se pudieron aguantar las ganas… Chicas, eso no pinta muy divertido.

Un comentario sobre “Instrucciones para follar en la vida moderna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s