Mi nueva palabra favorita: Orgasmicidad

¿A poco no es genial? Orgasmicidad: La capacidad de tener/alcanzar el orgasmo (porque no todos ni todas la tienen o la saben desarrollar).

Pero, hay otras palabras que no sólo son interesantísimas sino que me pregunto cómo es que hasta ahora me entero de su existencia.

Una de éstas es “Spectatoring”, aunque no tengo muy claro cómo se traducirá al español: ¿Espectadorsismo? ¿Espectadoreando?. En todo caso, se trata ni más ni menos de uno de los errores más graves – y más comunes – a la hora de hacer el amor.

Resulta que en 1970, una de las parejas pioneras en el estudio de la “respuesta sexual humana” (así dice Wikipedia) acuñó dicho término pero, por lo visto, tuvo poco eco y, realmente, no entiendo por qué.

Esto del espectadorsismo – o como sea que se diga – tiene que ver con el estar tan pendiente de uno mismo– de nuestro cuerpo, de nuestro actuar – al momento de tener relaciones, que acaba por darle al traste al placer

Es decir, en lugar de concentrarnos en lo que estamos sintiendo y deseando, nos la pasamos viendo, en pleno rol de espectador de película mala, qué hacemos y cómo lo hacemos, no para disfrutarlo, sino para juzgarlo. Así que, como pueden imaginarse, de alcanzar el orgasmo ni hablar. Estamos tan distraídos haciendo la reseña de lo malo, de las fallas y los supuestos errores que cometemos, que no hay manera de pasarla bien.

Pero además, parece ser que a las mujeres nos cuesta más trabajo eso de concentrarnos en el disfrute a la hora de estar en plena faena amorosa. Esto ocurre incluso en estudios con ratas: Los machos se distraen poco una vez que han comenzado mientras que a las hembras una simple botana las hace olvidar en qué estaban.

Ahora bien, esta situación tiene una clara solución: el “mindfulness” (que se traduce algo así como la “atención plena”). Así que, aunque se oiga a discurso esotérico new age (con todo respeto a éstos), tenemos que practicar el aquí y el ahora incluso a la hora de coger.

Esto nos permitirá resolver también otro error propio del género: La menor claridad para reconocer la respuesta de nuestro cuerpo en general – y de nuestros genitales en particular – a los estímulos sexuales.

En efecto, parece ser que hay un desfase entre lo que nuestro cuerpo siente y lo que nuestra mente cree que sentimos. Uno dice “rico, ya hasta estoy lubricando” mientras que la otra opina que “el programa de televisión está mucho más entretenido que el cristiano que tengo encima”.

Así que, por qué no dejar de ser espectadoras juiciosas y prestar mayor atención a lo rico de nuestras sensaciones. Cambiemos el “para, que yo no tengo ganas esta noche” por muchos y muy variados “qué tal si hoy …”.

El orgasmo femenino… ¿por qué es un acto de protesta?

En las crónicas de la historia médica hay una enfermedad con síntomas muuuy delicados: Ansiedad constante, insomnio, irritabilidad extrema, etc., etc.

Este serio padecimiento sólo atacaba a las mujeres pero su gravedad era tal que, para el siglo XIX – nos dice la literatura -, 75 por ciento de las ciudadanas americanas necesitaban tratamiento médico.

Y no sólo Freud habló de ella, sino que desde tiempos de los sabios griegos, su diagnóstico ya había sido establecido. Es más, hasta principios del siglo XX, existía un recurso casi infalible para remediarlo.

Sin embargo, la gravedad del padecimiento era tal que no bastaba una dosis, sino que el tratamiento tenía que ser aplicado de manera regular.

Y sip, se están imaginando bien, estamos hablando de la histeria y del tratamiento “médico” para tratarla.

¿Y cuál era la gran solución a este gravísimo malestar? El “masaje vulvular”.

Como lo oyen, los especialistas (o en su caso, sus enfermeras cuando el tratamiento demandaba demasiado tiempo) frotaban las vulvas de sus pacientes.

Ahora, parecería obvio que lo que estas pobres mujeres padecían no era otra cosa que mal sexo. Se trataba de mujeres mal cogidas o, sencillamente no cogidas, que no lograban alcanzar el orgasmo (porque de masturbarse ni hablar).

Por tanto, necesitaban ir al médico para lograr una “descarga energética” (¿qué tal el lindo nombre?) y así controlar su comportamiento histérico.

Porque claro, eso de reconocer que las mujeres tenían derecho al placer sexual y, es más, tenían harto deseo, se consideraba escandaloso, casi humillante.

Nosotras, tan puras, ahora resulta que éramos dependientes de cosas tan mundanas como una vil explosión de placer.

Pero, ocultar el deseo sexual femenino, presentarlo como algo malo, casi patológico, no se limita a épocas medievales. Todavía existen quienes se niegan a reconocer su importancia y hablan de éste como un tabú.

Pero, ¿para qué Madre Naturaleza nos habrá dotado de un órgano cuya única función en la vida es dar placer (nuestro preciado clítoris) si no es para usarlo?

Así que sólo para empezar a emparejar el marcador, yo creo que es nuestra obligación moral tener un montón de descargas energéticas.

Si quieren reírse un rato (de lo patético de los ejemplos), les recomiendo el libro “The technology of orgasm” sobre la variedad de dispositivos para remediar la histeria femenina.

¿Cuál es la diferencia entre coger y hacer el amor?

La respuesta es sencilla, ninguna.

Básicamente hay dos formas en las que los grandes simios – humanos incluidos – usan el sexo: Para establecer vínculos a la buena o para instaurarlos a la mala.

Me explico, compartimos más de 98% de nuestro DNA con nuestros primos más cercanos, chimpancés y bonobos (una especie de chimpancé pequeño). Es más, somos más similares a ellos que un elefante de Asia con un elefante de África, así que dejemos los purismos y concentrémonos en lo que Madre Naturaleza nos puede enseñar.

El típico chimpancé que hemos visto de astronauta, personaje de televisión y patiño de circo, usa el sexo para demostrar su poder. Tiene relaciones sexuales para dominar y hasta viola a los miembros más débiles. En cambio, los bonobos practican el sexo para reforzar los lazos de amistad. Es más, hasta caminan abrazados y se hacen piojito (osease, no sólo se los comen, sino que se hacen cariñitos en el proceso de búsqueda y captura).

Por tanto, sería muy ingenuo pensar que los primeros “cogen” mientras que los segundos hacen el amor. Realmente es sólo el significado que queramos darle el que diferencia una relación sexual de otra.

O queremos creer que una buena cogida de una sola noche es menos significativa que una docena de camas por “obligación”, aburridas y rutinarias con “el amor de nuestra vida”?

Para complicarla un poco más, está otro primate, primo lejano nuestro, el gibón. Este simio es el único monógamo pero es bastante antisocial y, de hecho, coge muuuy poco. Si, otra forma de establecer relaciones sexuales.

El punto de todo esto es que la complejidad de las tramas sexuales es muy amplia y diversa. Así que nuestros intentos por simplificarlas y clasificarlas en sólo dos sopas (o hay harto placer sin cariñito o hay sexo normal con amorcito) es de un reduccionismo rampante.

Si algo podríamos aprender como el simio más “avanzado” es a aprovechar la riqueza de significados y significantes y disfrutar el abanico de opciones que nos presenta la vida: Coger como extraños con la pareja de años o echarle algo de amorcito al free del mes son sólo dos opciones que bien podríamos aplicar entre muchas otras.

Si quieren revisar más sus creencias sobre sexo léanse “Sex at Dawn” un tratado ya clásico sobre sexualidad humana.

¿Por qué leer Antropología y Neurociencia ayuda a entender mejor las relaciones y el sexo?

Ahí les van 4 de las explicaciones más interesantes que confirman que las abuelitas y la sabiduría popular tenían razón (aunque no sabían por qué):

1. Hacerse la difícil funciona
2. Los hombres son todo ojos
3. Las mujeres quieren hablar
4. Pero, para todos, el sexo es bueno para la salud (en particular el semen)

Empecemos por la tradicional idea de que las mujeres tienen que hacerse del rogar para que los hombres “las tomen en serio”. Pues resulta que es cierto: Cuando obtenemos una “recompensa” fácil y rápidamente se reduce la duración y la intensidad de la influencia de la dopamina en el cerebro.

Por el contrario, un retraso en su obtención estimula su producción. Es decir, mientras más difícil actúes, más emocionado tendrás al de enfrente (Sip, al cerebro eso del feminismo y la equidad le importa poco).

Segundo, los hombres sí son más sensibles a los estímulos visuales y por una buena razón evolutiva. Ellos sólo necesitaban ver a la que tenían enfrente para saber si era – o no – una buena candidata para la preservación de su DNA (osease, para ser la madre de sus hijos). El ratio cadera-cintura, el tono de su piel y la simetría de su rostro eran claves importantes para evaluar su resistencia a las enfermedades y su estado de salud general.

En cambio, las mujeres tenían que “leer” más allá de una espalda ancha y unos brazos fuertes. Era necesario que prestaran atención a claves más sutiles para saber si el cristiano en cuestión sería confiable para quedarse y cuidar de su descendencia (al menos un par de años mientras éstos aprendían a caminar).

Por la misma razón, la charla precoito (la de antes de coger) es tan importante para las mujeres. Resulta que en esto de la evaluación de los candidatos a padre para sus hijos, ellas evalúan la capacidad del susodicho de priorizar el diálogo por encima de la calentura.

Dicho de otra manera, de aguantarse las ganas y escucharla hasta que esté lista para la acción. De esta forma, el prueba que es digno de su confianza y que cuidará bien de su progenie (o al menos, lo finge bien).

Finalmente, sabemos que el sexo genera hartos químicos que nos ponen contentos pero ahora resulta que el fluido seminal trae consigo importantes beneficios a la salud.

Además de contener dopamina, norepinefrina y tirosina (un aminoácido necesario para fabricar más dopamina) así como testosterona y estrógenos (que contribuyen a la calentura y al orgasmo), también incluye oxitocina y vasopresina que nos permiten construir lazos y hasta hormonas luteinizantes que nos ayudan al ciclo mensual. ¿Alguna otra razón para estar interesadas?

Les dejo la recomendación bibliográfica de esta semana: El ya clásico tratado de Helen Fisher “Why we love”.

No es amor, es pura calentura

Lo ves y algo en ti dice “Es él” y tú lo sabes, es tu intuición. Y claro, al conversar, te das cuenta que sí, hay una conexión profunda. Sabes que, realmente, esto es especial. Pues noooo, nos equivocamos flagrantemente.

Es madre naturaleza trabajando. Pero, a nosotros, nos encanta confundir el deseo con el amor. Se nos olvida que la famosísima frase “tienen química”, es la pura verdad: Eso que sientes, temo decirte, no es afecto, es pura feromona en acción.

El asunto es que, por alguna razón, nos hemos esforzado en traducir los mensajes de nuestra glándula pituitaria en lenguaje hollywoodesco. Ella sólo nos dice “Este DNA será bueno para procrear” y nosotros lo interpretamos como “Éste es el hombre de mis sueños, con quien me casaré, tendré hijos y seré inmensamente feliz”.

Bueno, de hecho, en sentido literal, no estamos tan mal, al menos no en eso de los hijos. Tu cuerpo sabe que sus genes y tus genes se complementan (por tener sistemas inmunes diferentes). Así que, sí, podría ser un buen padre para tus hijos pero, ojo, sólo en términos biológicos.

Es decir, podrían tener un mejor sistema inmune pero, que yo sepa, eso no cuenta – al menos en los tiempos modernos – como requisito para convertirlos en la pareja ideal. Sólo aclara que estos niños podrían ser más resistentes (y no creo que eso todavía sea garantía frente a los mutantes y alterados virus y bacterias del SXX1).

Y obvio, tampoco aplica ya eso de procrear por el miedo a los bajos índices de población (lo que tal vez era el caso cuando éramos platillo favorito de los gatos dientes de sable que, como su nombre lo indica, de gatos sólo tenían la especie ya que pesaban más de 200 kilos).

Pero, parece que madre naturaleza está un poco atrasadita de noticias y nos sigue haciendo creer que la cascada de dopamina que sentimos al ver a esa persona que le gustó a nuestra glándula sigue siendo un buen criterio para elegir pareja.

Y no quiero siquiera empezar a hablar de qué pasa cuando ovulamos o “¿Por qué todos me parecen tan guapos ciertos días del mes?”

Entonces, reconozcamos el trabajo evolutivo que realiza nuestra querida pituitaria pero sólo como punto de partida de otro candidato más en la lista, no como el ganador del sorteo evolutivo del año. Por que evolucionar implica, digo yo, saber qué hacer con nuestros instintos y no seguirlos de manera ciega como el difunto Australopithecus.

¿Por qué la equidad no sirve en la cama?

Seguro a todos nos han dicho que para tener una buena relación, las reglas tienen que ser parejas. Es decir, aplicar los mismos criterios sobre qué sí se vale y qué no, qué se espera y qué se demanda a los dos miembros de la pareja (o a los tres o a más, cada quien).

Sin embargo, se nos olvida que la equidad es una cosa y la simetría otra. Es decir, asumir que cada uno debe tener/hacer/acceder a las mismas cosas es un GRAN error.

Porque, ser equitativos no significa ser simétricos sino dar a cada miembro de la pareja lo que “se merece” en función de SUS necesidades. Una cosa son los derechos y otra, muy diferente, las necesidades.

Y aquí no hablo de diferencias de género o de estilos de vida sino de algo mucho más importante y delicado, de la vil y llana disparidad en términos de líbido.

Dicho simplemente: ¿Qué pasa cuando uno es mucho más cachondo que el otro? ¿Quién cede? ¿Qué se acuerda?

Estoy segura que, en muchas parejas, si le preguntáramos a una de las partes muy posiblemente nos diría que cogen de más mientras que para la otra, la cantidad sería mínima comparada con su ideal.

Y ese es el problema de aplicar la equidad en el sexo. No se trata de las mismas oportunidades sino de que diferentes necesidades requieren distintos criterios para cada persona.

Claro que esto suena más fácil dicho que hecho. Seguramente todos queremos negociar con base en un espíritu de igualdad, casi democrática, característica de los padres fundadores de muchas de nuestras Repúblicas. Pero, francamente, estamos errados al equipar la dificultad para ser fiel de unos con el desinterés real por el sexo de otros.

Porque esto ocurre, y más frecuentemente de lo que pensamos. Muchas parejas son diferentes en sus gustos, en su nivel intelectual, en sus intereses y, también, en la cama.

Entonces, si somos diferentes en la cama y queremos cosas diferentes, al aplicar las mismas reglas para ambos miembros de la pareja no estamos dando un trato equitativo sino que estamos claramente perjudicando a una de las partes (o incluso a ambas al intentar un término medio que seguramente no dejará feliz a ninguno de los dos).

El reto es cómo dar solución a una situación que se perfila como re-complicada: ¿Cómo procurar prestar atención a las distintas necesidades y lograr que las reglas no sólo sean parejas sino realmente equitativas al reconocer que cada miembro puede necesitar algo diferente?

Pero bueno, si no empezamos por darnos cuenta y dejamos de aplicar nuestra falsa idea de equidad como simetría, no podremos siquiera empezar a pensar y discutir nuevos acuerdos.

Tendrías que ser mujer para entenderlo

Cuando un hombre se acerca a hablarte sin que siquiera lo hayas mirado, eso no es simpático.

Cuando un hombre se sienta en tu mesa sin haberlo invitado, eso no es simpático.

Cuando un hombre asume que deberías hacerle caso porque …. es hombre, eso no es simpático.

Y además, les da por enojarse si no les haces caso y piensan ¡Tengo derecho a hablarte¡ Pues yo pienso:¡Tengo derecho a no contestarte¡

La noción de acoso es ciertamente muy complicada pero es una sensación constante cuando madre naturaleza ha decidido de qué lado de la balanza del poder estás (sin importarle lo que tú creas o logres o pienses).

Yo siempre he sido “fuerte”, “independiente” y “segura” pero eso no me hace menos vulnerable a ese estremecimiento que recorre la piel de tu cuello cuando tienes que caminar al lado un grupo de hombres que, sencillamente, están platicando un día domingo.

Y ese es el punto, ellos están ahí, tranquilos, sin ninguna intención de molestarte, por supuesto. Y tú, simplemente, pasas por ahí, sin ninguna intención de provocarlos o entablar una conversación. Sencillamente, coexisten en ese tiempo espacio.

Pero, y este es el GRAN pero, tu no asumes que tienes el derecho de llegar a interrumpirlos, de llegar a incomodarlos con tu presencia (porque, están tan a gusto hablando entre ellos, sin nadie que los moleste). Entonces, ¿por qué ellos asumen que tiene el derecho de sí hacerlo?

Y no se trata que no queramos que nos hablen por el simple hecho de ser mamonas, difíciles, agrias.

Es básicamente por la sensación de inseguridad y, miedo (sip, miedo) que esto nos provoca. No sabemos si será un tranquilo: “Hola chica, qué guapa” o si irán más allá y empezarán a insistir e incluso a seguirnos.

Y es este sentimiento primitivo de debilidad, de vulnerabilidad frente a la fuerza física masculina la que nos hace sentir débiles, frágiles, victimas.

Porque además, a muchos hombres les da por aplaudir estas acciones, por apoyar al “otro” que ha decidido atraer a la chica. No sé si sea por diversión o mera solidaridad pero, este instinto gregario básico de “los cazadores” frente a las “presas” no es simpático, no es nada simpático.