El marketing de los grandes amores

A todos nos gusta pensar que eso de la “gran historia de amor” cuenta con un montón de ejemplos – incluso famosos casos históricos – que nos dan esperanza y fortalecen nuestra creencia en que, algún día, así será para nosotros.

Pero la verdad es que, cada vez que uno le escarba un poquito a alguno de esos grandes amores, uno se encuentra con cada sorpresa.

Por ejemplo, recuerdo escuchar cuando pequeña que Napoleón y Josefina se escribían laaargas cartas de amor, donde se declaraban su mutua pasión. Cartas que sirvieron incluso de pretexto para películas de esas bien románticas que uno debe ver con una caja de pañuelos desechables al lado.

Pero, frecuentemente, a los directores de cine se les olvida mencionar que esta bonita historia de amor acabó ni más ni menos que en divorcio (además de las múltiples infidelidades de ambas partes).

Otro caso bonito, digno de series y películas, es la historia de Eduardo de Inglaterra y la divorciada más famosa, Wally Simpson. Imagínense que él incluso rechazo el trono para poder estar con su amor.

Sin embargo – y con todo y los 35 años que estuvieron juntos -, las cartas de la “Americana” (así le decía su familia política que, obviamente, no la quería mucho que digamos) dejan entrever que eso de ser el objeto de adoración de un ex-rey las 24/7 es realmente una tarea muuuy pesada.

Claro, también hay historias donde el amor nunca se acaba, donde ambos miembros de la pareja continúan expresando su mutua admiración y cariño por el resto de sus días.

Pero, como el caso de Eloísa y Abelardo, esto no implica que la historia acabe bien. En pleno siglo XI, estos grandes intelectuales tuvieron la poca fortuna de ser separados, ella recluida en su abadía y él en la suya, sólo que castrado, ups. Eso si, siguieron queriéndose harto.

Entonces, ¿por qué nadie nos cuenta la parte en la que las historias rosas pierden su color? ¿Por qué ocultar que toda historia de amor contempla también todos los colores del arcoíris?

Sólo cuando dejemos de creer que el amor siempre es rosa podremos disfrutar de sus azules, amarillos y algunos rojos.