El fascinante mundo de … los espermatozoides

Quien diría que hay tanto que aprender de estos pequeños. Es como toda una nueva versión de la famosa película “Everything you wanted to know about sex (but were afraid to ask)” de Woody Allen.

Empecemos por explicar una idea evolutiva muy interesante: La competencia del esperma.

Todos sabemos (espero) que estos encantadores seres nadan rápidamente para ver quien llega primero y gana el premio mayor: Fertilizar el óvulo. Pero, ignorábamos que Madre naturaleza decidió equiparlos para poder competir también contra los espermatozoides de otras casas, osease, de otros machos.

Explícome: Esta teoría plantea que los espermatozoides vienen en formas diferentes y que a cada forma le corresponde una función particular – como todo un ejército con kamikazes, infantería y guerreros alfa -.

De esta manera, los diferentes “grupos” tienen tareas muy claras y específicas: Acabar con cuanto “esperma enemigo” encuentren o bien, distraerlos o, como en todo buen equipo de futbol, permitir que el quarter back (o delantero, según sea el tipo de futbol de su preferencia) anote un touch down.

Pero lo fascinante no termina ahí. Como la evolución tiene claro que eso de la fidelidad no está en nuestros genes, la cantidad y el tipo de espermatozoides que “se disparan” en cada venida pueden ser diferentes en función de qué tanta competencia creen que habrá.

Y es precisamente el hecho de que operan por creencias, el más interesante. Es decir, no es necesario que el macho en cuestión sepa que hay otros más rondando su amorcito. Sólo basta con creer en esta posibilidad para que toda la estructura del ejército sea definida: Qué funciones son necesarias y qué cantidad de soldados se requieren.

Finalmente, hay otro dato encantador de esto de la evolución y que hace todo el sentido si uno piensa en el estado de estas fuerzas combatientes: La masturbación tiene una función evolutiva.

Es decir, como en todo buen ejército, son los jóvenes y fuertes los que cuentan con mayor probabilidad de llevarse la victoria. Por tanto, los espermatozoides más “viejos” deben ceder su espacio a las nuevas generaciones. Así que, qué mejor que hacerlo con una rica explosión.

Si quieren leer más sobre esta teoría (encantadora pero todavía en revisión), les recomiendo el libro, Human Sperm Competition de Baker y Bellis. En el mientras, diviértanse pensando en qué tipo de espermatozoides habitarán esa vagina por un par de días.

La historia cultural del pene

Sip, de eso trata el último libro que estoy leyendo y es impresionante la cantidad de cosas que he aprendido sobre el racismo, la misoginia e incluso la vida de los Santos.

Y es que este tema permite revisitar la Historia del hombre con una nueva perspectiva, mirar su “evolución” desde una nueva óptica.

Por ejemplo, enterarse de cómo la mirada crítica de San Agustín hacia su propio ímpetu sexual de juventud sentó las bases para el pensamiento occidental que desconfía de la sexualidad en general – y del pene en particular – (considerándolos “herramienta” del Demonio que incita a los hombres al pecado).

O darse cuenta de cómo el pensamiento de Santo Tomás de Aquino fue clave para justificar la cacería de brujas de los siglos XIII al XVII que se inspiró en sus escritos sobre el semen maldito (osease del Diablo) y aquellas mujeres que lo aceptaban (osease, las brujas).

O bien, tratar de entender cómo el tamaño del pene fue considerado una prueba científica contundente que “comprobaba” la inferioridad de la raza negra así como su menor capacidad intelectual y su carácter salvaje, casi bárbaro.

Y lo que es peor, informarse de que este argumento racista era compartido por grandes intelectuales con espíritus tan democráticos como Rousseau, Hume, Jefferson y Voltaire.

También es un tema que sirve para ilustrar pequeñas “inconsistencias institucionales”.

Como el que la Iglesia católica prohibía la amputación o destrucción de cualquier parte del cuerpo – a menos que fuera para salvar la vida – pero… justificaba la existencia de los castrati porque “su música honraba a Dios”. ¡Hagame Ud el favor! (Es más, todavía en 1902 algunos castrati cantaban en la Capilla Sixtina).

Aunque también se entera uno de cosas lindas como el poema de Walt Whitman sobre… el semen o la postura orgullosa de Da Vinci para quien el pene merecía ser exhibido con honor.

El escritor, David Friedman, autor de otras obras lindas sobre Oscar Wilde y Charles Lindberg.

Creer en lo “normal” o “natural” es como creer en el hada de los dientes

Es muy sencillo, no existe algo como lo “normal” de carácter atemporal ni lo “natural” es sinónimo de lo moralmente correcto. Ejemplos hay montones:

Si lo normal significa lo “frecuente”, lo “socialmente aceptado”, lo “común”, entonces era normal en Grecia no sólo ver parejas homosexuales (como las que tenían Alejandro Magno o Aquiles), sino relaciones entre hombres mayores y muchachos jóvenes (muy jóvenes).

Lo “normal” en los tiempos de Hammurabi, incluso lo “legal”, era que la hija de un homicida fuera ejecutada como castigo del asesinato que su padre había cometido. Sip, eso de la inocencia de los terceros en cuestión no era de importancia.

Ahora, cuando revisamos la noción de lo “natural”, ésta tampoco sale bien librada. Si lo “natural” significa lo que ocurre en el mundo animal, entonces, lo natural entre los mamíferos (clase zoológica a la cual pertenecemos) es no ser monógamo (menos del 3% de los mamíferos lo son).

O también podemos pensar que la masturbación no es natural, pero los caballos, los monos, los delfines, los perros, las cabras, los elefantes y muchos otros animales lo hacen.

Lo que ocurre, es que nos encanta justificar nuestros deseos y necesidades bajo una entidad más poderosa que nuestra simple preferencia personal.

Por tanto, no es que “a mi” me guste o que “yo” piense o crea sino que algún ente más poderoso – y seguramente más sabio, como la Madre Naturaleza – lo decidió así.

Ahora bien, para distinguir entre lo realmente natural y lo cultural, el historiador Yuval Harari establece una buena regla empírica: Diferenciar entre lo que la biología permite y lo que la cultura prohíbe.

Su punto es que la biología tolera un espectro muuuy amplio de posibilidades mientras que la cultura obliga a la gente a realizar sólo algunas de éstas y no otras.

De hecho, continúa Harari, en el mundo Occidental, nuestros conceptos de “natural” y “antinatural”, no se han tomado de la biología, sino de la teología cristiana. Es la religión la que ha establecido “el uso natural” de las cosas y prohibido muchos otros.

Pero, como concluye el historiador, no hay nada realmente antinatural: Si la naturaleza lo permite, entonces es natural.

Así que, más que limitarnos y tratar de limitar al Otro, exploremos los no límites de nuestra naturalidad. Recuerden, todo lo naturalmente posible se vale – O dicho de otra manera: Olvidémonos de los prejuicios y disfrutemos más -.

Obviamente la recomendación es el libro de Harari: “Sapiens. De animales a dioses: Una breve historia de la humanidad”.

¿Cuál es la diferencia entre coger y hacer el amor?

La respuesta es sencilla, ninguna.

Básicamente hay dos formas en las que los grandes simios – humanos incluidos – usan el sexo: Para establecer vínculos a la buena o para instaurarlos a la mala.

Me explico, compartimos más de 98% de nuestro DNA con nuestros primos más cercanos, chimpancés y bonobos (una especie de chimpancé pequeño). Es más, somos más similares a ellos que un elefante de Asia con un elefante de África, así que dejemos los purismos y concentrémonos en lo que Madre Naturaleza nos puede enseñar.

El típico chimpancé que hemos visto de astronauta, personaje de televisión y patiño de circo, usa el sexo para demostrar su poder. Tiene relaciones sexuales para dominar y hasta viola a los miembros más débiles. En cambio, los bonobos practican el sexo para reforzar los lazos de amistad. Es más, hasta caminan abrazados y se hacen piojito (osease, no sólo se los comen, sino que se hacen cariñitos en el proceso de búsqueda y captura).

Por tanto, sería muy ingenuo pensar que los primeros “cogen” mientras que los segundos hacen el amor. Realmente es sólo el significado que queramos darle el que diferencia una relación sexual de otra.

O queremos creer que una buena cogida de una sola noche es menos significativa que una docena de camas por “obligación”, aburridas y rutinarias con “el amor de nuestra vida”?

Para complicarla un poco más, está otro primate, primo lejano nuestro, el gibón. Este simio es el único monógamo pero es bastante antisocial y, de hecho, coge muuuy poco. Si, otra forma de establecer relaciones sexuales.

El punto de todo esto es que la complejidad de las tramas sexuales es muy amplia y diversa. Así que nuestros intentos por simplificarlas y clasificarlas en sólo dos sopas (o hay harto placer sin cariñito o hay sexo normal con amorcito) es de un reduccionismo rampante.

Si algo podríamos aprender como el simio más “avanzado” es a aprovechar la riqueza de significados y significantes y disfrutar el abanico de opciones que nos presenta la vida: Coger como extraños con la pareja de años o echarle algo de amorcito al free del mes son sólo dos opciones que bien podríamos aplicar entre muchas otras.

Si quieren revisar más sus creencias sobre sexo léanse “Sex at Dawn” un tratado ya clásico sobre sexualidad humana.

El placer de hacer preguntas

Porque lo importante, dice el filósofo, son las preguntas, no las respuestas. Y tiene razón. Sin embargo, todos tenemos claras opiniones sobre cualquier cantidad de preguntas. Nos aferramos firmemente a toda una serie de afirmaciones que, en muchos casos, ni siquiera hemos revisado o analizado.

Simplemente, vamos por la vida asumiendo que lo que nos han dicho, es. Que lo que todos hacen, es lo “normal” y que el juicio social es totalmente válido (aún cuando nuestra intuición y/o nuestros sentimientos vayan por otro lado).

Nos gusta la inercia, aún cuando ésta nos provoque incomodidad como un chícharo en el cojín del sofá donde estamos sentados. Preferimos cambiar de posición y acomodarnos de ladito, que cambiar la manera en la que pensamos.

Tenemos temor a criticar, a cuestionar; sin darnos cuenta que, un buen argumento, no sólo puede cambiar la manera en la que vemos las cosas sino que nos enseña a ser autocríticos, a revisar nuestras propias opiniones y a validar su solidez.

Se nos olvida lo que dice Immanuel Kant: No somos una cosa más en el mundo, somos “la” cosa que experimenta otras cosas. No podemos negar que la curiosidad es parte inherente de lo que somos como especie y de quienes somos como individuos.

Así que cómo ir por la vida sin aprender, discutir, reflexionar… ¿O para qué tenemos un graaan cerebro al que le caben hartas cosas?

Y qué mejor manera de tener nuestro cerebro ocupado que priorizar el “Qué” por encima del “Cómo”: El primero es el dato, objetivo, frio. El cómo es la apropiación personal, contextual, coyuntural. Es decir, toma la información y después… haz lo que quieras con ella, hazla tuya, organízala en tu cabeza como mejor te plazca (de todas manera, tanto conocimiento no te dejará actuar a lo tonto). Además, pensar hace la vida mucho más interesante.

Vayamos pues a disfrutar la sinapsis que, en su gran sabiduría, Madre naturaleza decidió que fuera terreno infinito para lo que es importante y para lo que no, para todos aquellos que les importa y para los que no. Estamos condenados irremediablemente a ser víctimas de la curiosidad intelectual. Genial, ¿no?

Así que si les interesa entretener un poco a su cerebro, les recomiendo el libro del divulgador español Pere Estupinyà, “El ladrón de cerebros, Comer cerezas con los ojos cerrados”, lleno de datos entretenidos.

¿Por qué leer Antropología y Neurociencia ayuda a entender mejor las relaciones y el sexo?

Ahí les van 4 de las explicaciones más interesantes que confirman que las abuelitas y la sabiduría popular tenían razón (aunque no sabían por qué):

1. Hacerse la difícil funciona
2. Los hombres son todo ojos
3. Las mujeres quieren hablar
4. Pero, para todos, el sexo es bueno para la salud (en particular el semen)

Empecemos por la tradicional idea de que las mujeres tienen que hacerse del rogar para que los hombres “las tomen en serio”. Pues resulta que es cierto: Cuando obtenemos una “recompensa” fácil y rápidamente se reduce la duración y la intensidad de la influencia de la dopamina en el cerebro.

Por el contrario, un retraso en su obtención estimula su producción. Es decir, mientras más difícil actúes, más emocionado tendrás al de enfrente (Sip, al cerebro eso del feminismo y la equidad le importa poco).

Segundo, los hombres sí son más sensibles a los estímulos visuales y por una buena razón evolutiva. Ellos sólo necesitaban ver a la que tenían enfrente para saber si era – o no – una buena candidata para la preservación de su DNA (osease, para ser la madre de sus hijos). El ratio cadera-cintura, el tono de su piel y la simetría de su rostro eran claves importantes para evaluar su resistencia a las enfermedades y su estado de salud general.

En cambio, las mujeres tenían que “leer” más allá de una espalda ancha y unos brazos fuertes. Era necesario que prestaran atención a claves más sutiles para saber si el cristiano en cuestión sería confiable para quedarse y cuidar de su descendencia (al menos un par de años mientras éstos aprendían a caminar).

Por la misma razón, la charla precoito (la de antes de coger) es tan importante para las mujeres. Resulta que en esto de la evaluación de los candidatos a padre para sus hijos, ellas evalúan la capacidad del susodicho de priorizar el diálogo por encima de la calentura.

Dicho de otra manera, de aguantarse las ganas y escucharla hasta que esté lista para la acción. De esta forma, el prueba que es digno de su confianza y que cuidará bien de su progenie (o al menos, lo finge bien).

Finalmente, sabemos que el sexo genera hartos químicos que nos ponen contentos pero ahora resulta que el fluido seminal trae consigo importantes beneficios a la salud.

Además de contener dopamina, norepinefrina y tirosina (un aminoácido necesario para fabricar más dopamina) así como testosterona y estrógenos (que contribuyen a la calentura y al orgasmo), también incluye oxitocina y vasopresina que nos permiten construir lazos y hasta hormonas luteinizantes que nos ayudan al ciclo mensual. ¿Alguna otra razón para estar interesadas?

Les dejo la recomendación bibliográfica de esta semana: El ya clásico tratado de Helen Fisher “Why we love”.