¿Cuál es la diferencia entre coger y hacer el amor?

La respuesta es sencilla, ninguna.

Básicamente hay dos formas en las que los grandes simios – humanos incluidos – usan el sexo: Para establecer vínculos a la buena o para instaurarlos a la mala.

Me explico, compartimos más de 98% de nuestro DNA con nuestros primos más cercanos, chimpancés y bonobos (una especie de chimpancé pequeño). Es más, somos más similares a ellos que un elefante de Asia con un elefante de África, así que dejemos los purismos y concentrémonos en lo que Madre Naturaleza nos puede enseñar.

El típico chimpancé que hemos visto de astronauta, personaje de televisión y patiño de circo, usa el sexo para demostrar su poder. Tiene relaciones sexuales para dominar y hasta viola a los miembros más débiles. En cambio, los bonobos practican el sexo para reforzar los lazos de amistad. Es más, hasta caminan abrazados y se hacen piojito (osease, no sólo se los comen, sino que se hacen cariñitos en el proceso de búsqueda y captura).

Por tanto, sería muy ingenuo pensar que los primeros “cogen” mientras que los segundos hacen el amor. Realmente es sólo el significado que queramos darle el que diferencia una relación sexual de otra.

O queremos creer que una buena cogida de una sola noche es menos significativa que una docena de camas por “obligación”, aburridas y rutinarias con “el amor de nuestra vida”?

Para complicarla un poco más, está otro primate, primo lejano nuestro, el gibón. Este simio es el único monógamo pero es bastante antisocial y, de hecho, coge muuuy poco. Si, otra forma de establecer relaciones sexuales.

El punto de todo esto es que la complejidad de las tramas sexuales es muy amplia y diversa. Así que nuestros intentos por simplificarlas y clasificarlas en sólo dos sopas (o hay harto placer sin cariñito o hay sexo normal con amorcito) es de un reduccionismo rampante.

Si algo podríamos aprender como el simio más “avanzado” es a aprovechar la riqueza de significados y significantes y disfrutar el abanico de opciones que nos presenta la vida: Coger como extraños con la pareja de años o echarle algo de amorcito al free del mes son sólo dos opciones que bien podríamos aplicar entre muchas otras.

Si quieren revisar más sus creencias sobre sexo léanse “Sex at Dawn” un tratado ya clásico sobre sexualidad humana.