¿En qué momento dejamos de ser Homo Sapiens?

¿Cuándo dejamos de aplicar el famoso “cogito ergo sum” que nos permite preguntarnos, ser reflexivos y analíticos? ¿Cuándo dejamos de pensar e incluso de dudar, como bien lo planteaba el filósofo francés René Descartes?

Esta famosa frase no sólo enfatiza el hecho de que pensamos sino de que dudamos y es el dudar la prueba irrefutable del ser. O, en otras palabras, en la medida en que dudamos (nos cuestionamos, inquirimos, criticamos) somos.

Y ésa es la característica del Sapiens: La capacidad de realizar operaciones conceptuales y simbólicas muy complejas como son el uso de sistemas lingüísticos sofisticados, el razonamiento abstracto o las capacidades de introspección y especulación. Osease, pensar y dudar.

Por eso, me pregunto ¿Cuándo decidimos “tomar la vida como viene” y aceptar “las cosas como son”? Yo, me niego. Creo firmemente que todos tenemos la obligación moral de ser mejores, cada uno en su propia y maravillosa versión personal.

Y no sólo se trata de ir contra la superficialidad y la banalidad, sino de rechazar ese pensamiento mágico religioso en el acontecer cotidiano.

No sólo en la evaluación de la vida política nacional, la situación económica internacional o, incluso, en la valoración de nuestras propias relaciones de amistad, amorosas y familiares. Tristemente, en todos estos contextos, nos ha dado por meter a nuestro raciocinio en la nevera.

Nos rige una actitud de asombro pasivo digna de un buen Australopitecus frente al fuego cuando las cosas no salen como queremos y sencillamente nos sentamos a mirar sin hacer nada.

Pero además, combinamos nuestra falta de raciocinio con la creencia digna de todo habitante del Medievo, de que las cosas se van a dar/mejorar/arreglar como por arte de magia.

Así que, empecemos a cuestionar y cuestionarnos, a buscar mejoras y mejorar y dejemos de quejarnos y criticar desde la comodidad del sillón. Explotemos la capacidad de crear nuevos mundos que nuestro gran cerebro nos permite.